strikter.com

Sufriendo nalgatitis desde principios de siglo.

de Sherezada y sus mierdas.

La errante forma en la que me manejo como escritor puede tener mil y una explicaciones, tan aburridas y monótonas que ni Sherezada estaría dispuesta a contarlas y preferiría dar su virginidad al Jeque gordinflón que la tiene como prisionera.

Por otra parte, justo hace unos minutos atravesando una crisis light, como me gustan llamarlas, me encontré en una encrucijada que ya es tan vieja que me aburre. Si no escribo, no voy a ser escritor, claro, puedo decir que soy escritor, que me encuentro haciendo una obra maestra que cambiará los paradigmas literarios conocidos por la humanidad, que hará ver a 100 años de soledad como un libro demasiado complejo, largo y aburrido y Juan Rulfo como un pelele que no supo numerar capítulos. Podría decirlo, tendría un aíre místico y con mi soberbia capacidad de manejo humano podría convencer a todos, incluso a mecenas de que en verdad estoy escribiendo, y que sí, será algo maravilloso que los hará millonarios el día que muera.

Esperando que en la muerte sea reconocido como Marcel Proust, tener mi En Busca del Tiempo Perdido (aunque nunca lo he leído, está muy largo) y algunos intercambios de correo con otros personajes importantes de la historia, entrarán a mi computadora y buscarán y buscarán y buscarán, sin éxito, habré logrado engañar a todos los que creyeron en mi, creyeron en verdad que esto de ser escritor era más que sólo una forma de apegarme al estilo bohemio y desobligado que tanto me agrada por su simpleza. Cayeron redonditos, pobres ilusos, porque sólo encontrarán medio haikú, tres párrafos (que cabe destacar, escritos excelentemente con pretensiones gigantescas) que no llevan a nada, sin ilación, así también se podrá recuperar todo lo que los últimos nueve años he escrito inconsistentemente en la basta internet (prefiero llamarlo en femenino para no sentir que toda mi vida la he compartido con un hombre) y hasta ahí compadres, no hay más, no hay ni En Busca del Tiempo Perdido, ni la rotura de paradigmas, ni nada de eso, simplemente aún soy escritor por nombre pero no por oficio. Triste ¿no?.

Aunque como dije, soy excelso en la manipulación de las personas y mis relaciones humanas no podrían ser mejores, creo que engañar durante los 15 años que me quedan vida a toda persona que conozca e interactúe conmigo suena demasiado complejo y cansado y la verdad es probable que esté muy crudo o quiera ver algo en la tele como para andar pensando en esas cosas.

Entonces, hagamos algo queridos no lectores, ustedes hacen como que me leen y yo hago como que escribo, cabe mencionar que dada los últimos recibimientos de los ejercicios literarios previos no fueron tan bien recibidos, manejaré con toda la astucia y pretensión del mundo, temas tal vez más actuales, filosóficos que nos atañen como seres humanos, con el típico tono de comedia sardónica que tanto me caracteriza.

A resumidas cuentas, esto es una forma de decirles que creo que voy a regresar a escribir, empezando por esto.

Linchamiento Consensual.

—Buenas noches señor.

—Buenas noches, buenas noches a todos, ¿para qué le soy bueno?

Una turba iracunda se había juntado frente al terruño del Señor Uno, con picos, palos, trinches y antorchas.

—No pos fíjese que venimos a importunarlo un poquito… porque no nos dio dinero esta vez.

Eran alrededor de 37 personas, la mayoría hombres, con sombrero algunos, otros no, pero todos sudando y con caras dudosas.

—Es que son épocas difíciles ¿sabe?, normalmente les doy un poco cuándo puedo lograr hacer que me sobre, pero pues es difícil. Los compradores de la capital ya no me pidieron tanto.

Las caras eran de comprensión.

El escrito continúa aquí »

Manifiesto.

Tal vez es pretencioso de mi parte hablar de cambiar el mundo, éste ha sido una mierda en todo su transcurso y quién soy yo para decirles qué hacer para tratar de mejorarlo. Vivimos en una época dónde lo efímero se ha vuelto lo cotidiano. Gracias, pero no gracias. Como dije, siempre hemos estados envueltos de mierda gracias a nosotros. Muy hobbsiano el asunto. Yo me destruyo a mi mismo, mientras todos nos destruimos a nosotros mismos. Siempre han habido grandes artistas para recordárnoslo, como el despertador que tanto odias cada mañana que te recuerda sí, es otro día más. A veces me frustro. Existencialista o no, han habido mejores y peores, más mejores que peores, que se han encargado de decírnoslo, sin embargo, con Hobbes y todo, seguimos en la mierda, sólo que ahora es efímera.

El escrito continúa aquí »

Yaneli habla de los domingos.

Yaneli tiene ocho años, es un niña bonita que le gusta usar un moño en la cabeza porque dice que así parece un regalo para todas las personas que ve. Yaneli tiene ocho años, ya se le cayeron dos dientes y los guardó de bajo de su almohada para que el ratón Pérez le dejara un poco de dinero, pero ella se pregunta como es que un ratón tiene dinero. Yaneli tiene ocho años, su segundo nombre es Vianey pero no le gusta que le digan Yaneli Vianey porque así le dice su mamá cuándo está enojada y le dan ganas de llorar. Yaneli tiene ocho años, ya ahorró 100 pesos para comprarse la nueva barbie pero ahora que los tiene le parece que es un gasto tonto si ya tiene muchas barbies igualitas. Yaneli tiene ocho años y sus papás dicen que es muy inteligente pero ella siente que nomás lo dicen porque es su hija.

El escrito continúa aquí »

Documental del Hombre. Capítulo Uno.

El ligue.

Siempre se ha preguntado qué hace en lugares como ese, trae zapatos incómodos, ropa cara que está arriesgando a que se queme porque está entre muchas más personas de las que deberían ser permitidas ahí, si con estar apretado no bastara, está a oscuras y a veces ponen luces que lo ciegan, apesta a humo de cigarro y hace calor, y también la música que no le fascina del todo (pero la baila) está a volúmenes que destruyen poco a poco sus tímpanos. Está en una disco. A veces el comportamiento de su generación va más allá de su limitada comprensión, no sabe exactamente cómo haya sido en las anteriores pero lo que él hace por adecuarse a los estándares sociales de sus contemporáneos le parece ridículo, pero lo hace porque no conoce más, lo hace porque sabe que si no lo hiciera se perdería de la aceptación social que tanto vale.

Un aspecto importante en la vida del hombre dentro de esa sociedad es ligar, y ligar se refiere a conquistar a una mujer, pero a diferencia de lo acostumbrado en otras especies, lo cuál es con fines reproductivos, esta conquista se refiere más a un fin de estatus. Mientras más mujeres se ligue un hombre, más hombre es. La disco es el lugar de conquista, dónde las mujeres van a mostrarse y los hombres a ligarlas.

El escrito continúa aquí »

No Tiene Nombre. Capítulo Uno.

Contexto.

Vivo en un país único, Sin Nombre, dentro de él me ubico en un estado, Cualquiera, en ciudad Importante. Aunque Cualquiera es un estado importante, Importante se vuelve cualquiera después de ver la sucesión de eventos poco afortunados pero seriamente premeditados por Papas. Yo soy un cualquiera y aunque cualquiera puede entrar en los Papas (en rangos bajos) no cualquiera lo hace porque no todos los cualquieras se animan. La verdad es que Sin Nombre se ha quedado sin nombre, todo lo que pasa parece un gran y sádico chiste mal contado, sí, de esos chistes que una persona que tú sabes que es buen comediante empieza a contar (y tu todo emocionado porque sabes que te vas a reír mucho) pero luego, por la cantidad de alcohol que ese alguien trae encima se le olvida el chiste y otro pelele que sabes que es un hígado y no cuenta un buen chiste lo termina (y te molesta que te hayan arruinado el chiste) y como ese pelele no sabe contar un chiste, otro arrogante, pedante, presumido llega a explicártelo con un desdén soberbio (como si te estuviera diciendo estúpido es tan obvio) pero al final de cuentas sabes que ni él le entendió bien, sí, Sin Nombres se ha vuelto de esos chistes tan malos. Y sí, mi plan es contártelo aún peor.

El escrito continúa aquí »

Nalgatitis.

Antes de empezar, antes de que todo comience como lo ha sido en otros tiempos, antes de que vuelva a vertir mi verborrea en una hoja en blanco digitalizada es necesario que haga una dedicatoria a una de las pocas (tres o cuatro) personas en mi vida que en verdad afectan mi comportamiento y forma de ser.

Desde aquél verano que aún recuerdo como tortuoso, caluroso y que me tenía al borde del precipicio, hasta justo ahora en este momento, existen un número limitado de constantes dentro de mi ya de por sí limítrofe vida, y esta ha sido la Nalgatitis (como dijo Cela), o sea, el dolor en la nalga, en este caso, en ambas (dos) nalgas.

El escrito continúa aquí »

Doctor consultation online pharmacy enter your Health Record number. Best-quality discount drugs canadian pharmacy and doctors advice. Product quality is one of key performance indicators https://canadian-pharmacy-med.com #][ online pharmacy : Announcements of new drugs. Shares. Best price.