No Tiene Nombre. Capítulo Uno.

escrito por Rodrigo

Contexto.

Vivo en un país único, Sin Nombre, dentro de él me ubico en un estado, Cualquiera, en ciudad Importante. Aunque Cualquiera es un estado importante, Importante se vuelve cualquiera después de ver la sucesión de eventos poco afortunados pero seriamente premeditados por Papas. Yo soy un cualquiera y aunque cualquiera puede entrar en los Papas (en rangos bajos) no cualquiera lo hace porque no todos los cualquieras se animan. La verdad es que Sin Nombre se ha quedado sin nombre, todo lo que pasa parece un gran y sádico chiste mal contado, sí, de esos chistes que una persona que tú sabes que es buen comediante empieza a contar (y tu todo emocionado porque sabes que te vas a reír mucho) pero luego, por la cantidad de alcohol que ese alguien trae encima se le olvida el chiste y otro pelele que sabes que es un hígado y no cuenta un buen chiste lo termina (y te molesta que te hayan arruinado el chiste) y como ese pelele no sabe contar un chiste, otro arrogante, pedante, presumido llega a explicártelo con un desdén soberbio (como si te estuviera diciendo estúpido es tan obvio) pero al final de cuentas sabes que ni él le entendió bien, sí, Sin Nombres se ha vuelto de esos chistes tan malos. Y sí, mi plan es contártelo aún peor.

A mi me gusta el fútbol, me gusta salir de noche y me gusta tomar copas hasta quedar algo ebrio, me gusta no hacer muchas cosas y me gusta criticar otras tantas más, me gusta decir que sé aunque no sé y no me gusta saber lo que nadie sabe que sé. En Importante no soy cualquiera, pero ya en Cualquiera dejo de ser importante y la importancia aquí se da por el Peso. Mi vida pasa tranquilamente aunque en Importante ni en Sin Nombre la vida no pase tranquilamente, el Peso puede otorgar cierta tranquilidad, pero no todas las personas de Peso viven tranquilas, hay Peso malo y hay Peso bueno, aunque muchas personas no tienen ni un peso. También tengo que decirte que yo a veces estoy en otra ciudad, Más Importante porque allá estudio, esa ciudad está en el estado Mucho Peso, y aunque haya mucho Peso en la ciudad Muy Importante no importa mucho ya que allá también las cosas están sin nombre.

Pero para todas las cosas hay que empezar con el principio, aunque el verdadero principio vaya más allá del principio que está aquí. Antes de que existieran Papas, existían dos bandos separados,  Pa y Pas. Pa decía que ayudaba a los cualquiera a tener Peso. Pas era cualquiera haciendo Peso aunque Pa no quería y trataba de evitarlo. Después de que Pas hizo mucho Peso quiso ser Pa para tener más Peso y Pa quiso ser Pas para tener más Peso. Durante todo ese tiempo los cualquieras en vez de tener Peso siguieron siendo cualquieras, con la excepción de unos con Peso bueno y los obvios Pa y Pas con Peso malo. Los Pa hicieron dinero de los cualquiera, igual que los Pas, la diferencia es que los Pa cobran por ser Pa y Pas venden Esa Cosa que los cualquiera tanto quieren. Al ver que juntos, Pa y Pas hacen más Peso se hicieron Papas, ahora juntos hacen más dinero cobrando y vendiendo Esa Cosa a los cualquiera. Sin Nombre se quedó bajo el control de Papas que sí tienen nombre y no son unos cualquiera, pero como Papas hay muchos a veces se pelean porque hay mucho Peso en juego y los cualquiera que no entran a Papas (en rangos bajos) tienen Miedo.

Los cualquieras que no son cualquiera (ya sea de Peso Bueno o Peso Malo) en Sin Nombre se ven y se juntan tratando de imitar costumbres del Vecino. La juventud se junta en Bar, que es un lugar apretado, caluroso, humeante, con ruido estridente y luces cegadoras, de preferencia con embriagantes de por medio, los más adultos se juntan en Café, para platicar de sus aventuras y desventuras y más que nada para hablar de la persona que ese día no asistió a Café, los ancianos, esos no importan aquí. Yo estoy en la parte de la juventud, yo voy a Bar, yo gasto mi Peso ahí con el interés de ser visto y de poder estar acompañado de mujeres cualquieras, eso es lo que da peso cuándo todos tienen Peso (ya sea Peso bueno o Peso malo). Entre hombres y mujeres cualquieras las cosas son muy diferentes ya que Papas tienen Tele que entretiene a los cualquiera y Tele tiene interés en que los cualquiera sigan siendo cualquiera y no cualquieras con Peso, entonces el entretenimiento que tiene Tele está específicamente diseñado para que los hombres aprendan a comportarse como hombres y las mujeres como mujeres.

En Sin Nombre nadie dice nada, porque Papas se encarga del que diga algo se quede sin nombre, sin cabeza y sin cualquier familia, en Sin Nombre la gente que dice poquito es ignorada y crucificada por ir en contra de Tele, ya que ella dice que no se debe de decir nada, por eso mejor te cuento lo que pasó hace unas noches.

Estaba con unos cualquiera con Peso (del Peso bueno, cabe recalcar) andando en Beme por Más Importante (como Más Importante tiene más Peso es más bonito) y vimos algo que nos llamó la atención —en el fondo de esta imagen se suscitó un balacera dentro de una gasolerinería dónde un señor, tres niños y su madre fueron acribillados por los nexos que el padre, general de la policía municipal de la ciudad, tenía con un bando contrario de narcomenudeo— un cualquiera estaba golpeando a una cualquiera en la calle Principal, entonces nos bajamos del Beme para ver si podíamos ayudar, cualquiera nos dijo que cualquiera no estaba actuando como mujer de Tele, obviamente nos ofendió esa forma de actuar así que decidimos ayudar a cualquiera a golpear a la cualquiera, ya cuándo cualquiera no podía patalear y nosotros ya no podíamos patear, nos subimos al Beme con cualquiera y fuimos por unas chelas.

En Sin Nombre se habla mucho de Miedo, pero yo no la veo, yo vivo, como, tomo, gozo y a veces estudio, pero sólo lo suficiente para mantenerme como un cualquiera con Peso(del bueno, obviamente), que no es muy difícil porque vengo de familia con Peso (del bueno, no del malo). Yo creo que los que tienen Miedo son los cualquiera con Peso malo y ellos quieren que nosotros tengamos Miedo, pero yo me siento a salvo porque cada domingo voy a Misa y ahí me dicen que si soy bueno (gente de Peso bueno) me irá bien, así que yo no conozco Miedo.

El miedo en este lugar ha perdido su significado, la palabra quedó anticuada, nada más siendo usada por analistas políticos y sociales para describir la actitud social, pero el pópulo, el vulgo ya no vive el miedo, ya no sienten miedo, porque el miedo es algo que sólo existe cuándo hay un contrapunto para compararlo, cuándo existen tiempo de paz, tranquilidad, ahí es cuándo existe el miedo, ahora simplemente estamos jodidos. Gente jodida por gente jodida, se ha vuelto el círculo vicioso más imbécil de la historia, gente jodida que jode, para que al final ellos salgan jodidos, todos salimos jodidos. Jodidos. Jodidos. Aquí ya no existe el miedo, no, aquí ya pasamos el miedo, el miedo es algo que añoramos, ojalá estuviéramos con miedo. Extrañamos el miedo.

Esta entrada pertenece a una serie de publicaciones llamada “No Tiene Nombre”, este es el Capítulo Uno llamado “Contexto”.